Sobre el Informe de Fiscalización de la Actividad Económico- Financiera de la UCM en 2008 realizado por la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid, hago las siguientes reflexiones:
1- A nivel general, el Informe desprende una fuerte crítica a la gestión realizada por el equipo de gobierno de la UCM. Sorprende especialmente que un grupo importante de los aspectos puestos en cuestión se refieren a irregularidades o falta de información contable, cuando los gestores (Vicerrectora de Asuntos Económicos y Gerente) son expertos contables (Departamento de Economía Financiera y Contabilidad II (contabilidad) de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, con una fuerte especialización además en contabilidad pública). Y se plantean también aspectos concretos que indican una falta de interés en la mejora de la Universidad.
2- Uno de los puntos importantes de crítica se refiere a la gestión de personal. Aunque no se explicita exactamente en estos términos, se deduce, por una parte, de la crítica a las dificultades de evaluar las dotaciones de PDI. A este respecto, desde los centros se había venido exigiendo un Documento de Plantillas que aclare las necesidades de los distintos centros y permita gestionar la docencia con cierta previsión. Esto es especialmente importante con el EEES. El propio Rector había exigido esto al anterior equipo de gobierno cuando era Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Es cierto que el tema de los profesores de Medicina por los hospitales adscritos siempre ha sido un área de difícil control, pero esto no es excusa para poder haber presentado a la Cámara un Plan de Ordenación Académica que justificara la variación en las plantillas. El Informe se detiene en el personal no docente puesto que es en este donde considera que la incertidumbre introducida por la posible variación en el número de alumnos no se produce y que, por lo tanto, no hay excusa para la falta de planificación.
3- Se critica la falta de control sobre la Fundación, planteándose la duda al que lee el informe de si esta falta de control es “consentida”. La experiencia de investigadores del área de ciencias, que manejan a través de la Fundación proyectos de investigación con grandes cantidades de dinero, para compras de equipos de alto coste, muestra que la UCM ha estado utilizando dinero de estos proyectos para efectuar pagos relacionados con la docencia, efectuando traspasos temporales de fondos para cubrir problemas de tesorería y en espera del cobro de las matrículas. Los profesores/investigadores se quejaban de que tenían constancia de la llegada del dinero por notificación del organismo emisor ( p.e. la UE) pero no podían disponer del mismo. En la legislatura anterior a la del actual Rector esta práctica se hacía, pero con los títulos propios, por lo que se mantenía dentro del ámbito de la docencia. Se explicita la falta de control de la UCM sobre los gastos que se realizan a través de la Fundación.
4- Hay críticas específicas a la contabilidad como la ausencia de un sistema analítico de costes estándar que la Comunidad de Madrid había acordado que las Universidades implantaran en aras de una mayor calidad en la información y transparencia. Este sistema no aplicado por la UCM hubiera servido también para la mejora en la gestión. Y críticas a determinados “errores” contables en partidas concretas que reflejan lo comentado en el punto 1.
5- Otro aspecto que es especialmente relevante es el gran incremento en el coste de las obras sobre lo inicialmente propuesto en los concurso. Ya sea porque se descubren problemas trascendentales una vez que la obra empieza, ya sea por paralizaciones los costes se elevan en algunos casos un 200%. Si se concedieron las obras a la baja para después elevar el precio es una conducta irregular.
6- El resultado presupuestario del ejercicio 2008 arroja un déficit de 9.006.000 €, este resultado se ve afectado por los resultados de la fiscalización de la Cámara de Cuentas de la CM en lo que respecta a las obligaciones reconocidas por los gastos gestionados por la FGUCM y por las provisiones que la UCM debería dotar por los derecho pendientes de cobro por el importe de la deuda reclamada ante la jurisdicción contenciosa a la CM, que asciende a 57.034.000 € (minorada en 6.646.000€ por los derechos que procede anular y que se corresponde con inversiones no justificadas ante la CM).

Así pues, en conclusión, si dejamos al margen los “errores” en la contabilización y los “retrasos” en los pagos impositivos, el informe muestra la ausencia de control e información necesarios para una adecuada gestión, por problemas tanto dentro de la UCM como en las relaciones con la Fundación.