Nos hace llegar el Comité de Empresa del PDI el siguiente comunicado:

COMUNICADO DEL COMITÉ DE EMPRESA DEL PDI LABORAL DE LA UCM

30 de Marzo de 2011

Con motivo de la suspensión cautelar de la votación en primera vuelta, prevista para el día 6 de abril, de las elecciones a rector, decretada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 14 , este Comité quiere manifestar lo siguiente:

Ante el actual proceso electoral, el Comité detectó un error en el censo electoral. Dicho censo no se había elaborado teniendo en cuenta los “profesores doctores con vinculación permanente”, tal como establece la LOMLOU (Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril). Los profesores doctores con contrato laboral y vinculación permanente quedaban incluidos en el censo de “Resto de PDI”. Ello supone una diferencia significativa en la ponderación de su voto.

El Comité de Empresa decide trasladar a todos los candidatos a Rector de la UCM un escrito denunciando este hecho, y solicitando que se instara a los órganos competentes a solucionar esta situación y a que se procediese como en los anteriores procesos electorales (Claustro, Junta de Centro).

Este Comité se ratifica en los argumentos presentados en el escrito aludido (que se adjunta).

Asimismo, el Comité reitera su disposición al diálogo y a trabajar por los derechos del PDI laboral de la UCM.

EL COMITÉ DE EMPRESA

Escrito para candidatos sobre representacion de PDI permanente en elecciones a Rector
Publish at Calaméo or browse others.

El documento adjunto es muy claro, les invito a leerlo. Quisiera agradecer a todos los miembros, uno a uno, del Comité de Empresa del PDI por haber sabido, a pesar de las múltiples presiones que ellos saben que han recibido estos días, mantener la postura que reflejan en el comunicado. Postura que fue la que, hace un par de semanas, me hizo tomar la decisión de perseguir este tema, primero ante los órganos de gobierno de la UCM, y posteriormente en sede contenciosa. Aun cuando no era esa su finalidad, me he sentido muy respaldado cuando he leído el comunicado.

Quisiera que mi reflexión de hoy fuese un poco más amplia.

Es inevitable que en las comunidades cerradas y que dependen de una oligarquía se instaure, de un modo u otro, la ley del silencio. Cuando los méritos profesionales son o pueden ser sustituidos por el meritoriaje, cuando al crítico se le llama traidor y el que denuncia sólo busca notoriedad, la omertá es la prueba del nueve de la pureza ideológica y de la lealtad. Mal llamada lealtad, que se identifica con la censura y la descalificación (cuando no el odio) al que disiente. Es más, en ese sistema y como efecto colateral, los mediocres descubren que le llevan ventaja a los excelentes, los delatores a los sinceros, los sectarios a los dialogantes, los que obedecen consignas a los que demandan soluciones a los problemas. Tomaré sólo algunos de los epítetos que pueden ustedes leer en los comentarios de este blog, elegidos desde el momento en que se admitió a trámite la denuncia que ha originado la suspensión cautelar por irregularidades en el censo: “la que ha montado con la suspensión” “quiere usted llamar la atención”, “ridículo”, “deja en paz al resto y dedícate a seguir dando clase sin molestar”… No me extiendo, que alguno ya dirá que estoy apelando al victimismo.

En ese tipo de sociedades, camarillas, círculos, se repite insistentemente un concepto, en diversas formas pero que podría resumirse en un refrán de todos conocido: “los trapos sucios se lavan en casa”. Cállese al que levante la voz, que nadie enseñe la suciedad, sea candidato a Rector o miembro del Comité de Empresa. Un querido profesor me hace llegar un email del que no toco ni una coma, pues todo en él queda dicho:

Querido Patxi:

1.-¿Quién ha ensuciado la ropa?
2.-¿Por qué no la han lavado cuando se les avisó?
3.-Si en casa no se quiere lavar, la ropa hay que llevarla a la lavandería, porque TIENE que estar limpia.

¿Quienes nos han llenado de suciedad son los que acusan a quien denuncia esta situación de ensuciar el nombre de la UCM?. Sería un chiste, si no fuera por la trascendencia del asunto.

Sólo añadiré lo que decía en una contestación a uno de esos comentarios: No he tenido costumbre, en mis décadas en la Universidad, de “dejar en paz al resto” y “dar clase sin molestar” cuando sabía que se estaba cometiendo una irregularidad. Es lo que me ha traído a estas elecciones, entre otras cosas. Le aseguro que, gane o no gane, seguiré “molestando” a muchos.

Gracias por el apoyo de todos. Y ánimo, que cada día que pasa es un día menos para el cambio.