En cualquier proceso electoral, los debates son fundamentales para dar a conocer el programa de los candidatos. La prensa, los carteles o el boca-oreja son importantes, pero el cara a cara es que el realmente marca las diferencias entre unos y otros.

A lo largo de esta campaña hemos visto cómo alguno ha tenido el éxito esperado, como el del 29 de marzo en la Facultad de Ciencias de la Información, en el que estuvimos presentes todos los candidatos. Se demostró que al electorado le interesa ver a los candidatos juntos, por asistencia y, por lo que me comentan, por seguimiento a través de los medios digitales, incluso con retransmisión en directo por twitter de varias personas interesadas. El reflejo en los medios tradicionales, de hecho, ha sido amplio, como corresponde a la importancia de la institución cuyo Rectorado nos disputamos.

Sin embargo, ha habido otros debates. En el que más me interesaba de todos ellos, sin embargo, no participaba yo. Me refiero al debate que se organizó entre diferentes alumnos integrados o que apoyan a una u otra candidaturas. Es fundamental este tipo de iniciativas para llamar al alumnado a participar, y quisiera dejar constancia de mi agradecimiento a la Delegación Central de Estudiantes, otro órgano colegiado ninguneado por el actual equipo y sin embargo con un potencial diría que ilimitado, que ha hecho lo posible y lo imposible por darle difusión a este encuentro, muy interesante por otro lado, como no podía ser menos.

Una vez más, un único borrón en el debate de alumnos. Todos los candidatos acudimos, no sólo a observar el debate sino como apoyo a los alumnos intervinientes, que tienen necesariamente menos experiencia en este tipo de actos públicos que los que tenemos o hemos tenido cargos de representación en la Universidad. El borrón una vez más vino de parte del candidato Andradas. No sólo no acudió ni excusó su presencia, sino que tampoco lo hizo ningún alumno que apoyara su candidatura. No puedo considerar su desinterés menos que como una muestra de falta de respeto, me atrevería a decir que a todos los alumnos de la Universidad.

Por otro lado, acaba de tener lugar hoy el encuentro en en el Colegio Mayor Antonio de Nebrija, al que ha faltado el profesor Perdices. Supongo que tendrá sus razones para ello, la campaña es muy larga y los compromisos muchos, pero no dejo de consignarlo, más al no ser la primera ni la última ocasión, como luego explicaré. En todo caso, me gustaría agradecer una vez más a los colegiales de esta Universidad, su interés en la misma. En muchos sentidos, la Universidad mejoraría si todos nuestros estudiantes se miraran un tanto en los colegiales de la UCM, que hacen un esfuerzo personal por vivir con nosotros esta experiencia vital que es la Universidad y a los que muchas veces se ha maltratado y menospreciado, incluso públicamente, en estos años.

Por último, no me gustaría dejar de lado el caso del finalmente fallido debate de Telemadrid. Me siento especialmente concernido por este tema, puesto que lo perseguí denodadamente hasta conseguirlo. Sin embargo, en una decisión que no puedo comprender ni respetar, ante el que podría ser el debate más importante en la era democrática de la Universidad, los candidatos Carlos Andradas, José Carrillo y Luis Perdices no han querido acudir a la cadena para la grabación del mismo, que debería haberse realizado mañana. Según me comentaron desde Telemadrid, con cuatro de los candidatos presentes se habrían planteado realizar el debate, pero estábamos por la labor tan sólo tres. Entendía y entiendo que los electores de esta Universidad tenían derecho a poder conocernos y contrastar nuestras ideas en un medio tan importante como la televisión, y no puedo ver más que desdén y desprecio hacia los mismos en las candidaturas que, por cálculo electorialista, hurtan esa posibilidad a todos los universitarios. Poco podrán presumir de vocación democratizadora y de intentar acercar nuestra Universidad a la sociedad.

El miércoles nos veremos finalmente en las urnas. Estoy convencido de que todo este esfuerzo ha servido para demostrar que en estos comicios nos jugamos mucho. Contamos con la participación de tod@s ustedes.