Y hasta aquí hemos llegado. Desde el 23 de febrero pasado, fecha célebre por un golpe de estado allá por el 81 y ahora de nuevo por el error del Rectorado de hacer una campaña electoral de mes y medio, hasta hoy, 4 de abril y último día para poder pedir vuestro voto para convertirme en Rector en las elecciones del próximo miércoles.

Llega la hora entonces de hacer balance. He querido en estos 44 días llevar a cabo una campaña electoral diferente a la de mis compañeros, pero creo que también con un tono un tanto diferente a la de otros procesos electorales en España. Al principio, durante las primeras 3 de las 6 semanas que han compuesto esta carrera electoral, preferí dejarme un tanto a un lado los actos oficiales y me dediqué a reunirme con las distintas familias de la UCM para conocer sus inquietudes, sus problemas, sus preocupaciones, y también sus ideas, sus aportaciones, sus proyectos… Tres semanas en las que recibí de los miembros de esta Universidad una imagen nítida de los problemas reales que les acucian, para poder rematar mi programa electoral y dedicarme a darlo a conocer durante las siguientes tres semanas. En ellas, hasta llegar a hoy, he ido por facultades y escuelas de la Complutense aportando una idea de consenso real, quizá la única candidatura que lo ha hecho, alejándome de intereses, de siglas.

Pero hay algo que también ha hecho diferente nuestra campaña. Los carteles. No hemos querido derrochar, con el país está en la situación actual (y ya sabemos que la UCM no es la excepción), por lo que los pusimos después del resto de candidatos y hemos preferido la calidad a la cantidad. Mejor un diseño atractivo y moderno que muchos papel perdido en las paredes de los centros. Optamos por la estatua de Los portadores de la antorcha como fondo para el cartel general, pero quisimos también personalizarlo en cada centro, porque esta tiene que ser una Universidad de centros. Así, hicimos hasta 12 carteles diferentes de la mayoría de facultades, en un gesto que ha gustado mucho entre los electores. También la semana pasada quisimos colgar unos carteles de denuncia mediante unos dibujos descriptivos y rompedores, personalizado para cada colectivo, cada uno con sus problemas y posibles soluciones, que supongo habréis visto en estos días.

Y hoy vamos a rematar la campaña con una original campaña de street marketing en la que, mediante miles de post-it, queremos animar a la comunidad universitaria a que vote. Con unos sencillos papeles amarillos, nuestra candidatura está inundando la UCM para incentivar el voto a mi favor, pero también para que nadie falte a la cita de pasado mañana, miércoles 6 de abril, en las que la UCM se juega mucho más que su presente. Se juega su futuro, el de decenas de miles de estudiantes y de miles de profesores y personal que trabaja en la Complutense. Espero que te sientas partícipe. ¡Vota Patxi Aldecoa!