El pasado 6 de abril tuvieron la palabra todos los miembros de la UCM y, por un estrecho margen, han pasado finalmente a la segunda vuelta los profesores Carrillo e Iturmendi, que concurrirán de nuevo el miércoles a las urnas para decidir quién regirá nuestra institución durante los próximos cuatro años.

Como todos sabéis, llevo cuatro años reivindicando un necesario cambio de rumbo, y me alegra comprobar que los resultados de la primera vuelta corroboran que ésa es la voluntad del cuerpo electoral. Claramente, la Complutense ha apostado por un cambio de gestión, que esperamos que llegue a verificarse y que sea en la dirección acertada, es decir, contando con todos, sin polarizar las ofertas electorales en un momento en el que la integración es tan necesaria.

La excepcionalidad y gravedad de la crisis que atraviesa la Complutense sólo podrá superarse mediante un cambio consensuado, con amplia base de acuerdo, restañando heridas y contando con todos. Especialmente para afrontar los tres grandes proyectos que se deben acometer en los próximos meses: la reforma de los Estatutos, la definición del proyecto estratégico de la UCM y el diseño de un modelo económico sostenible para la institución.

Entendemos que para ello es más necesaria que nunca nuestra propuesta de integración. Y pedimos a los dos candidatos a Rector que busquen la transversalidad a través de la incorporación a su proyecto de todas las sensibilidades representadas en el electorado. No en vano, la suma de los candidatos que no hemos pasado a la segunda vuelta representamos nada menos que un 46% del conjunto de los votos.

Por estas razones seguiré presente en el Consejo de Gobierno y en el Claustro durante los siguientes años, trabajando en pro del diálogo y de la transversalidad, con el apoyo de todas las personas que ya han mostrado su deseo de acompañarme en la defensa de estas posiciones. Aparte de que ese consenso viene exigido en muchos casos por nuestra normativa, que exige alcanzar mayorías absolutas y reforzadas para tomar las decisiones más trascendentales.

Somosaguas, 8 de abril de 2011